mercedes, buenos aires, argentina
info@noticiasmercedinas.com
actualizado 1/7/06 16:37

 


Celebración de la diversidad, elogio de la voluntad, por Octavio Fiorelli -

Mercedes es un típico pueblo del interior pero a orillas de una gran urbe como lo es Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense, un conglomerado de partidos y ciudades que forman un anillo alrededor de la capital.

Podría decirse que la ciudad está en los límites entre la extensión del asfalto y la inmensidad del campo. Nunca dejó de ser una población fronteriza, desde su origen como fortín de defensa contra los malones hasta su actual tendencia a ciudad - dormitorio.

Pero más allá de su ubicación geopolítica, Mercedes es también una típica ciudad pampeana, sin más accidentes geográficos que la lisura de un paisaje plano, llano, entrecortado por un curso de agua de llanura - el río Lujan - que a los paisanos del litoral les movería a risa la denominación de río más que de zanjón, comparado con los arroyos mesopótamicos que alimentan al río Paraná y al río Uruguay.

Para muchos Mercedes está emplazado en un pozo, una especie de meseta invertida donde nada pasa

Para muchos Mercedes está emplazado en un pozo, una especie de meseta invertida donde nada pasa, donde la humedad penetra por los poros y gana el ánimo de los lugareños. El poderoso magnetismo que aplasta las mentes y las liga al pozo no siempre logra mantener a sus cautivos y algunos consiguen escapar a otras latitudes, a otras realidades.

Mercedes, para muchos, despierta una relación ambigua y contradictoria: amor por los recuerdos, las amistades, los familiares y la infancia; odio por el achatamiento y lo conservador de la vida cotidiana. Pero esto, como toda generalización, no es del todo cierto. Es necesario acercar un poco más el ojo y el oído a lo que pasa por las calles y veredas de Mercedes.

Se podría hacer un corte temporal en el 2000 y diferenciar dos momentos de la vida cultural mercedina. Para los que rondamos entre los 30 y 45 años de edad, Mercedes era una chatura en materia de oferta cultural. Había sí grupos definidos de teatro, bandas de rock y algunos artistas que constituían la excepción a la regla. Cómo olvidar los Mercedes Rock, las funciones del teatro Talía, las puestas en escena de Eduardo De Laudano, la irrupción del Pequeño Teatro Independiente (PIT), los artistas como Octimio Landi, Cueto, Fifo Roggero, Godino, o la apertura del Polivalente de Arte y sus primeras promociones.

Este renacer cultural tiene que ver con la voluntad más que con las condiciones políticas o económicas de los últimos años

Pero a partir del 2000 - ¿por el nuevo mileño? - hay una ebullición de actores culturales que llaman la atención. Aparecen centros culturales por iniciativas independientes de artistas plásticos - El Limonero, El Taller, CREA, El Vértice -; los grupos de teatro se multiplican y hasta algunos poseen sala propia - Entretelones, La morisqueta, La máscara, Organización Negro Olmedo -; los artistas plásticos se cuentan por decenas - más de sesenta pintores - y generan eventos y acciones artísticas en espacios públicos - Bandera de artistas en el Parque municipal, Mural homenaje a Landi, Pasaje de murales de la calle 39, Mundo Landi, Proyecto Pasacalles -; las bandas de rock continúan proliferando pero hay un surgimiento de otros estilos musicales con exponentes de calidad - Lito Cordoba, Lucas Guinot, Nahuel Fusco, La Negracha, Amarilis Díaz, Anacanto, Leopoldo Caracoche, Virgina Altube -. Los corsos mercedinos tienen una trayectoria centenaria pero en los últimos años hubo un renacer de la pasión carnavalesca con la aparición de nuevas comparsas y murgas. Se me escapan muchos nombres.

¿De dónde este florecimiento de las actividades y los grupos culturales? El recambio de la gestión municipal, que modificó la actitud para con la cultura y sus actores directos pasando de una ausencia total de política cultural y una escasez de apoyo a una mayor intervención, no es el motor principal de este movimiento regenerativo en la cultura local. El origen hay que buscarlo en la iniciativa particular de cada una de las personas que ponen todo de sí para llevar adelante su actividad. Este renacer cultural tiene que ver con la voluntad más que con las condiciones políticas o económicas de los últimos años. Es el fruto de la certeza de que nada surge sino se lo hace surgir, sino se lo provoca, sino se asume la responsabilidad de ocupar los espacios que no solamente los artistas deben ocupar sino todos los integrantes de una sociedad. Porque al fin de cuentas esto no es más que un hacerse cargo de lo que nos pasa y llevar adelante nuestras convicciones, con mayores o menores aciertos, con coherencia o con contradicciones pero nuestras al cabo. En los tiempos de la globalización fenómenos de esta naturaleza dan respiro a quienes guardan en sus corazones una pizca de aquel espíritu de los sesenta. Porque los medios de comunicación estarán cada vez más concentrados y la agenda la pautarán unos pocos, pero en los barrios, en las calles y casas de pueblos como Mercedes vive la semilla de lo autóctono, lo original y la identidad de cada pueblo; bocetándose en diferentes corrientes estéticas o estilos pero latente en cada acción.




Google noticiasmercedinas.com























2006 - www.noticiasmercedinas.com - Mercedes, Buenos Aires, Argentina